Tuesday, February 12, 2008

ROY SCHEIDER- Murió el “Jefe Brody” - Tierra de Cinéfagos


 

Roy Scheider, uno de los tres protagonistas de la ya mítica "Tiburón", de Steven Spielberg, nos abandonó el pasado domingo, día 10.

Su fallecimiento se produjo en el Hospital de la Universidad de Arkansas, y aunque todavía no se han revelado las causas que lo produjeron, se sabe que había estado recibiendo tratamiento por un mieloma múltiple (una variedad de cáncer de la médula ósea), durante los dos últimos años.

Había nacido el día 10 de noviembre de 1932.

Aunque en los últimos 15-20 años, su carrera no tuvo gran relevancia, si que entre las décadas 70-80, tuvo papeles protagonistas, en los que pudo demostrar que era un actor con la suficiente talla para sacar adelante los papeles que se le encomendaban.

Sus comienzos en el mundo del cine no fueron tempranos. En 1963, ya con treinta años, obtuvo su primer rol en una película de terror, "Curse of the Living Corpse", a la que siguieron intervenciones en series de televisión, hasta 1968. Ese año obtuvo un papel en el musical, ""La estrella"", y un segundo, en "Paper Lion".

Después de un par de películas más, en 1971, participó en dos acreditados filmes: "Klute", de Alan J.Pakula, junto a Jane Fonda y Donald Sutherland, y "The French Connection", de William Friedkin, interpretando al compañero de "Popeye" (Gene Hackman), que le valió su primera nominación al Oscar, aquí, como mejor actor de reparto.

Siguen a estos films, "Funeral en los Ángeles", y "El atentado", de 1972, y "Los implacables, patrulla especial 7, del 73

"Sheila Levine is dead and alive in New York", la rueda el mismo año (1975) en el que Spielberg cuenta con el para interpretar a Martin Brody, el entrañable jefe de policía de Amity, la pequeña ciudad costera en cuyas aguas, un enorme tiburón blanco hará de las suyas. Compuso un personaje tan humano y creíble, que no hay que negarle su parte, en el éxito de la película.

En el 78, volvió a interpretar el mismo rol, en "Tiburón II", pero aunque su labor siguió siendo sobria y aceptable, la calidad de esa secuela estaba por debajo de la de Spielberg, aparte de que aceptó rodarla para finiquitar así su compromiso con los Estudios Universal.

"Marathon Man", de John Schlesinger, del 76: encarnó a un agente de la CIA y hermano del personaje protagonista, al que daba vida, Dustin Hoffman.

Sorcerer ("Carga maldita", su título en España), de William Friedkin, fue una interesante película de 1977 (remake de otra de producción francesa, "El salario del miedo", de 1953), en la que Scheider nos ofrecía también una buena interpretación.

Otras dos reconocidas películas, con buenos personajes, rodó en 1979. "El eslabón del Niágara", de Jonathan Demme (guión basado en la novela "The 13th Man", de Murray Teigh) y la que le llevaría a una nueva nominación al Oscar, esta vez, como actor principal: "All That Jazz".

En "All That Jazz", Scheider cambia totalmente de registro (policía, agente de la Cía, etc), e interpreta a un director de musicales, emocionalmente inestable, bebedor, mujeriego, fumador compulsivo, adicto a las anfetas y los tranquilizantes, estresado, y enfermo, y está tan magistral en su papel, que su nominación fue totalmente merecida.

La dirigía Bob Fosse, que por aquel entonces ya había sufrido un grave infarto, y quiso hacer de esta película su autobiografía (Fosse moría finalmente de un ataque al corazón, en 1989, dejándonos joyas del género musical, como "Noches de la ciudad" (1969), "Cabaret" (1972), y la ya citada "All That Jazz" ("Empieza el espectáculo", en España).

Interesante también en su filmografía, es, "Bajo sospecha" (1982), en la que vuelve a trabajar a las órdenes de Jonathan Demme, y comparte protagonismo con Meryl Streep, e interpreta a un médico psiquiatra que se ve involucrado a través de una paciente, en un turbio asunto. Una trama de suspense, con guiños al cine de Hitchcok

"El trueno azul", de 1983, es otra de las que hay que tener en cuenta a la hora de repasar las películas en las que ha actuado. Vuelve a interpretar a un policía, con la credibilidad que hasta ese momento le había caracterizado.

En el 84, rodó "2010, odisea 2", basada en la novela de Arthur C. Clark, que escribió unos años más tarde de su célebre "2001, una odisea del espacio", para darle una continuación. Trabajó aquí, a las órdenes de Peter Hyams, un por entonces joven e interesante director, que se había dado a conocer con un thriller corrosivo y muy bien filmado, que se llamaba "Busting", al que habían seguido, "Capricornio Uno", "La calle del adiós" (un melodrama romántico excelentemente confeccionado, con Harrison Ford como protagonista), y una transposición de "Solo ante el peligro", al mundo espacial, titulada "Atmósfera Cero", protagonizada por un Sean Connery que intentaba en ese momento desligarse de su imagen de "Agente 007".

La película, aunque obtuvo buenas críticas, no pudo igualarse en éxito y calidad a la adaptación que Kubrick había hecho en el 68, de la primera novela de C. Clark.

A nivel personal, siempre he pensado que el declive de Scheider (si se le puede llamar así), comenzó con una película del 86, "The Men's Club" (Secretos indiscretos"), de Peter Medak. Una aburrida y pseudointelectualoide película, que no tuvo más relevancia, que las malas críticas. Compartía allí cartel, con Harvey Keitel, Jennifer Jason Leigh y Frank Langella (otro actor que después de esta película también pareció eclipsarse para los buenos papeles protagonistas), entre otros.

Aún rodó algunos filmes de relativa relevancia para el, como actor: "52, vive o muere", "Prisionero sin nombre, celda sin número" (con Liv Ullman, actriz fetiche de Ingmar Bergman), y "La cuarta guerra", del 89, dirigida por un irreconocible John Frankenheimer, que desaprovechó a sus actores protagonistas (tanto a Scheider, como a Jürgen Prochnow), en una película de tensiones fronterizas, en la que los dos personajes andan constantemente enfrentados, y que recuerda a las fijaciones de los protagonistas de "Los duelistas" (1977), de Ridley Scott, pero que en este caso resultan aburridas para el espectador.

Roy Scheider, no ha dejado de trabajar en el cine, aunque sus papeles ya no hayan sido protagonistas, o relevantes. Una de sus últimas interpretaciones, en el año 2004, fue, encarnando al padre siempre malhumorado, de "The Punisher".

También se le pudo ver durante tres temporadas, protagonizando una serié para televisión producida por Steven Spielberg: "Los vigilantes del fondo del mar" (93-96).

En su vida privada, Scheider fue un demócrata convencido, y participó activamente en estos últimos años, en manifestaciones en contra de la ocupación militar, por tropas de Estados Unidos en Irak.

Otro actor nos ha dejado, y esta vez ha sido un veterano, que quizás a los más jóvenes aficionados al cine, les haya pasado desapercibido. Pero hoy en día, cualquiera tenemos los medios a nuestro alcance, para recuperarlo, y valorarlo en su justa medida, porque en un tiempo, fue un actor, que sin ser una estrella, si que cumplió con lo que pedimos los espectadores, y nos ofreció muy buenas y sobrias interpretaciones.

Interesante re-visionar, o ver por primera vez, muchos de los títulos que he ido mencionando a lo largo de este post.

HASTA SIEMPRE, JEFE    

“Hospital Hallucinations” - All That Jazz

Bye Bye Life - “All That Jazz”

Swanson  

Link - Comments - cinefagos - Tue, 12 Feb 2008 15:30:53 GMT - Feed (1 subs)
Visit here to subscribe to these comments
Sent using SendMeRss.com.
Visit here to unsubscribe.
Recommended Feeds/Actions

0 comments:

 
Información Legal